Información

Un nuevo imaginario / Raúl Alonso

ÁLVARO DE BAZÁN, ANTOFERNANDO VILLAAMIL, MANUEL RECHEA, HONORATO BOUYÓN O FERNANDO CASADO DE TORRES E YRALA, son todos ellos destacados marinos y armadores que aparecen ahora ante nuestros ojos en una nueva interpretación hecha por los pintores Alejandro Decinti y Óscar Villalón.


Para componer estos lienzos, los autores han realizado una profunda labor de investigación, rastreando entre todo el registro gráfico existente de estos ilustres personajes. En muchos casos, las imágenes disponibles eran insuficientes o de baja calidad, lo que ha obligado a Decinti y Villalón a reinterpretar y procesar toda esta información, dando como resultado una serie de obras, todas ellas realizadas con escrupulosa meticulosidad, interpretadas a la luz de unos artistas del siglo XXI.


Todo este proyecto, producido específicamente para la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Navales, participa de un elemento común, la validez de la copia como símbolo representativo, uno de los ejes capitales en la creación artística contemporánea y punto de unión en el que confluyen un buen número de manifestaciones artísticas.


Hoy nadie concibe las artes plásticas sin el arte seriado, el grabado, las réplicas de autor o los vaciados de esculturas. Todas estas prácticas se han usado con naturalidad y profusión desde la antigüedad, por afán coleccionista o didáctico. Los ejemplos son múltiples y representativos, sin copias en bronce o en yeso, poco de lo clásico habría llegado hasta nosotros. Pero sería injusto definir todas estas obras realizadas por Decinti y Villalón como simples copias, lo más preciso sería definirlas como copias creativas, algo de gran tradición en la pintura.

No podemos olvidar las interpretaciones que Rubens realizó de Tiziano, al que copió durante un buen número de años, así como las Meninas que pintó Picasso interpretando a Velázquez, o los múltiples retratos del Papa Inocencio X de Francis Bacon, inspirados igualmente en el maestro sevillano.


En este punto hemos de recordar la doble faceta de artistas y docentes que poseen Alejandro Decinti y Óscar Villalón. En 2004 fundaron el Estudio de Pintura Decinti&Villalón, un espacio que aúna docencia académica con talleres, galería o espacio editorial. Ya en 1776, el pintor de Cámara de Carlos III, Anton Rafael Mengs, al referirse al papel docente de las copias existentes en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, señaló que las reproducciones debían ser “...útiles al adelantamiento de las Bellas Artes y la Pública Enseñanza”.


La creación artística es una cadena que enlaza a obras, autores y movimientos con los condicionantes y particularidades que cada momento impone. Decinti y Villalón nos regalan esta galería de retratos, heredera de la más profunda tradición pictórica, pero apoyada en las nuevas posibilidades que ofrecen las actuales aplicaciones informáticas de procesado de imágenes que se convierten en un vehículo inigualable para el desarrollo artístico de un nuevo imaginario.

Raúl Alonso Sáez

Historiador del Arte

Coordinador de Exposiciones

Ministerio de Educación, Cultura y Deporte